Archivo rebelde en
1900 11 07 013 12
1900 11 07 013 12 black white

Atropello lajustícía ¿le la Unión.
Alnrmnnte hasta. la indignación, es le nota que de Puebla se ha esparcido todos los ámbitos de la República. La. Justicía de la. Unión, ese último y quizá. único refugio de todas las quejas que produce la exaspersción del, derecho herido, ha sido brutalmente atropellada, y su prestigio, su autoridad y su omnipotencia se estrellaron en las paredes de un Cuartel y ente la. actitud hostil y amenazante de un soldadón de encallecido criterio.
Nuestros lectores saben ya, que el soldado Agustin González fué fusilado en Puebla. hace pocos días; saben ya, porque lo indicamos en una gscetilla, que el Sr. Juez de Distrito de Puebla mandó suspender el acto reclamado; pero lo que tal vez no hayan sabido, es que se pusieron obstáculos pam evitar esa. suspensión.
El Sr. Lic. I4 ederico del Castillo Velasco, Secretario del uzgodo de Distrito de IPuebla, animoso en el cumplimiento de su deber, se dirigió en la noche, víspera. del fusilamiento, al cuartel donde se hallaba.
encapillade el reo; preguntó por el Coronel del cuerpo; un oficial le indicó que se he. llaba. ausente. El secretario entonces ordenó el oficial que recibiese el oficio en que le preyenía la suspensión del fusilamiento, para que lo entregarse al Coronel. El oficial se rehusó obedecer al referido funcionario. El Sr. Castillo Velasco insistió, se dió conocer como Secretario del Juzgado de Distrito y como portador de una orden de la autoridad federal que debía respetarse.
El soldadón aquel, con grosero entonación y modales soeces, ordenó al Secretario que se retirase, porque de lo contrario, lo numdaría retirar.
Resultado: el fusilamiento de unhombre, el atropello brutal la Justicia. de la Unión y la justa. indignación de todos los que han conocido estos detalles.
No sabemos qué actitud tomarán nuestras autoridades ante esos hechos, ni qué actitud tomará especialmente la Suprema Corte, que tan cuidadosa. se ¡nuestra del prestigio de la institución del amparo. Por nuestra parte, pedimos para los responsables de ese asesinato, porque asesinato es el que se comete violando una. ley, el castigo ejemplar que sus netos merecen.
La. conservacion de la Ineteria del amparo está eficazmente protegida por la ley, y más aun, cuando se trata de la pena de muerte. De allí el procedimiento rápido para suspender el acto reclamado. Pero REGENERACION 13 cuando pesar de esa suspensión, y sobre la autoridad que la dicta, se usa de medios reprobados para burlar la. ley y para. hacer que se pierda. la materia del amparo, la pene. inflexible debe caer sobre el culpable culpables, y lo. autoridad debe mostrarse inexorable y tenaz, hasta que caiga el delincuente y se vindique la Justicia.
De lo contrario, se producirá la anarquía y la incertidumbre de la existencia. Para evitar el cumplimiento de una. orden judicial respetable, bastaría enviar un soldadón de prognatismo rudo.
Autoridad y persona moral Hablando en nuestro número anterior del amparo solicitado por los Sres. Arce y Comp. contra actos de la. Secretaria.
de Hacienda, manifestamos que, en nuestro concepto, no estuvo iustificadn la Suprema, Corte al negar aquel amparo.
El acto reclamado consistía, exclusivamente, en que aquella Secretaría hizo uso de la facultad económico coactive pam cobrar el precio de la Hacienda de San arcos, que el Gobierno vendió los Srcs.
Arce.
La soberanía, que no es otra cosa. que la voluntad del pueblo, se ejerce por los representantes de los tres Poderes; pero la Nación es también una persona moral, en los términos del art. 38 fiac. del Código Civil y con este carácter puede ejercer los derechos civiles relativos sus intereses, en las mismas condiciones que un particular.
La personalidad representativa obra, en consecuencia, unas vecescomopoder, cuando representa la soberanía del pueblo, y otras como particular, si aboga por los intereses de la persona moral.
En el primer caso, tiene los atributos del poder yfacultadcs imperativos, coercitivas y ejecutivas. En el segundo, tiene derechos y obligaciones y cae bajo lo prescripción del art. 17 Constitucional, que prohibe ejercer violencia para reclamar derechos. Ahora bien, dice Vicente Santamaría de Paredes, citado en un estudio por el Sr. Lic. Luis Labastida, Jefe de la. Sección de Legislación en le Secretaría de Ha, cienda. cuál de éstos dos aspectos puede referirse la, relación entre la Administración y los particulares en todo contrato. Si contrato es concierto de voluntades, si su fin consiste en la prestación recípro