Archivo rebelde en
1900 08 07 001 7
1900 08 07 001 7 black white

wm o; l. u taik»ñá«xlfw s:fir ti; ¡sv. f?
1a. ya, sana al A4. REGENERACIÓN.
puede ni podrá destruir con esas modalidades pricipios jurídicos sancionados y reconocidos, sin desqiúciai por completo el sistema. de una legislación, que debe reeono cer siempre un principio de unidad, para evitarpertitrbacionesgravisimas, precursores (le un desastre.
Si, pues, la comisión mercantil no es mas que el mandato aplicado actos concretos de comercio, debemos ocurrirá los principios generales sobre mandato, relacionándelos con los principios generales sobre posesión para. descubrir lo. verdadera situación juridica de los Srs. Hasam y Moreno hacia la California Powder Woks con relación las mercancías embergadas, y para descubrir también le situación jurídica de los Srs. Hasam y Moreno hacia el Sr. Duvergey.
El apoderado. en nuestro caso el comisionista) no posee nombre propio, sino nombre de loderdante (en nuestro caso e eomitente. En la cuestión propuesta, los Srs. Hasam y Moreno no poseían a nombre propio, sino a nombre de 1a, California Powder Works. El Juez de Distrito confundió la posesión de una. cosa titulo de dueño, con ln posesión de esa cosa nombre de otro, desconociendo el principio general de derecho en materia de posesión que dice. El que posee en nombre de otro no os poaeedor en derecho. El Juez de Distrito dice que el ent. 1055 no tiene aplicación en este caso, porque ese precepto supone que la cosa se halla en poder del demandado. No creemos que las mercancías demandadas la California se hallen en poder de otro. persona, sino en la suya, todo vez que, aplicando los pricipios sobre posesión anteriormente expuestos, los SrsÏ Hasam y Moreno no poseenennombre propio, sino en el de la Compañía referida, y no por haberse enviado est. cosa un tercero que tiene el carácter de representante del dueño, se pierde lo posesión de ella. Si se siguiera. la teoria del uez de Distrito, tendriamos este resultado: el duoño pierde Io posesión de la cosa por entregársele al apoderado: como ésto no es poseedor en derecho, le cosa no estaria poseída por ninguno persona, esto es, no tendría dueño y estaría: sujeta ser denunciada como bien mostrenco.
Es, pues, indudable que el Sr. Juez Cuarto de lo Civil ha aplicado exactamente el art. 1055 referido.
Dice el Juez de Distrito qne lmllándose la cosa en poder de un tercero, era do estricta aplicación el art. 1057 del mismo Código por preveer el caso, pero que tampoco ha podido servir de apoyo al auto que motiva la queja, porque la acción no se ha entablado directamente contra los recurrentes como terceros poseedores. Vuelveúconfundir el Juez la posesión con la tenencia de una. cosa. en nombre de otro. La confusión del Juez estribo en que el Código de Procedimientos Civiles dice. Si la. cosa se halla en poder de un tercero. Al decir el Código «en poder. tomo esa frase on su sentido juridico, en el concepto de posesión. 15. titulo de dueñmyno en el sentido vulgar que 1o atribuye el Juez de Distrito, esto es, en el concepto de tener esa cosa sin ánimo de adquirir. Ya la ley substantivn, cifiéndose un sistema único, sobre poser sión, precisó quienes eran poseedores, y determinó el carácter cientifico de éstos, por lo que el precepto de la ley adjetivo tiene que relacionarse con el dc la substsntiva, sin que sea lícito provocar un sistema, por unn frase mal entendida y poco estudiada.
La cuestión presenta este otro aspecto.
El art. 1057 consigna la. facultad de promover la acción ejecutiva contra ol dueño de la cosa contra el tercer poseedor. Dice eso articulo. Si la cosa se halla en poder de un tercero, la. acción ejecutiva no podrá ejercitarse contra ésto sino en los casos siguientes Primero. Cuando la acción sea reel. Ese articulo no es preceptivo, es decir, no dice. la noción ejecutiva no se ejecutará. sino que dice. no podrá ejercitarse. lo que indico. que la acción puede ejercitarse contra el dueño de 1a cosa contra e que la tenga en su poder, elección del actor. Es, pues, inexncta la apreciación que hace el Juez referido, sobre que tampoco hn ¡uodido servir de apoye el auto que motivó la. queja, porque la acción no