Archivo rebelde en
1900 11 07 013 4
1900 11 07 013 4 black white

REGENERACION. plieación satisfactoria. respecto de ln causa del incendio, pues estando paralizados los trabajos, dificilmente podia haber fuego en al interior del edificio, fue detenido incomunicado. Se ordenó también la. detención de las otras personas.
Sorprende 1a determinación del Inspector General que ordena. la detención de una persona, por ol fútil motivo de no liaber podido dar explicaciones sobre ln ceusa, del incendio. No siempre se puede precisar el origen de un siniestro. Mucho se discutió después del incendio de «La Velonciana. sobre si ol origen de él fué una colilla de cigarro un cruzamiento de los alambres de la luz eléctrica. primera Viste, salvo alguna rectificación posterior, nos parece aventurada la disposición del Inspector General. Para. motivar nuestra creencia, recordaremos que en México, según la. estadística. del Procurador de usticíe, un cincuenta. por ciento de las aprehensiones son arbitrarias.
ros, sino solo las del Ministerio Público; y. Que es legal c1 procedimiento seguido contra la familia Cortés Bonilla, la que no debió rehusarse declarar ante un Agente nombrado ad hac.
El texto severo de la. ley, se encargará de refutar al ilustrado colega pobleno.
Grave, gravísimo seria, que la legislación (lo Puebla eneomendarn únicamente un ramo de empleados, lu facultad de reclamar la responsabilidad de los funcionarios públicos, negando esa facultad al pueblo en cuyo nombro funcionan, es decir, negando al maxidante la acción para. exigir le. responsabilidad en que hubiera. incurrido el mandatario. Por fortuna, le legislación de Puebla, tan torturado por los malos funcionarios, se aparta. de esos principios disolventes. El Código de Procedimientos del Estado, dice. Art. 2! Mediante aousaoíón de oficio, se encauserá los reos de faltas delitos comunes ofioíolesm Qlñ. Tienen derecho de acusar: La parte ngrnviadar II. El Ministerio Pública III. Cualquier habitante del Estado. Estos dos últimos no pueden ejercitar acciones provenientes de delitos privados. 1185. Se estime parte acuse. dore de los delitos que se refiere el artículo El Ministerio Público JI. La parte ngraviadar JII. Cualquier habitante del Estado quien la. ley no le prohíba. Sólo se exceptúnn de esta regla. lol comprendidos en el art. 2190. Se dirá que no es aplicable los juicios de responsabilidad el Código de Procedimientos, sino la Ley Orgánica del título 1V, libro III de la. Constitución del Estado. Esto no es exacto, porque aquél reglamentó los procedimientos, tanto en los juicios civiles y criminales del orden común, como en los del fuero constitucional; pero concediendo que fuere así, nuestra. tesis, en vez de vacilar, se afirma. En efecto; la.
ley de 21 de Septiembre de 1894 (orgánica.
del juicio de responsabilidad) dice. Art. 16.
Los delitos y faltas oficiales producen acción popular que puede ejercitar también el Ministerio Público, etc. Los arts. 13 fino. II, y 29 establecen el mismo prínci Regeneración yel Ilslfiido de Puebla. Clarín de Oriente. ilustrado colega que se publica en Puebla, nos dedica, con el mismo titulo que encabeza estes líneas, varias columnas pere decirnos que nos portamos ligeros ignoramos la legislación de ese Estado, al reductor un articulo sobre los atentados cometidos en Tetcla de Ocampo, contra la familia de Manuel Cortés Bonilla.
Prescindiendo de las apreciaciones personales del colega, diremos que se propone «lemoatreimos: que no hay acción Popular en Puebla. para exigir le responInbilided criminal a los mandatarios públicos; sino que esa acción corresponde únicamente al Ministerio Público Que éste es el competente para. instruir el expediente informativa Que el Consejo de Gobierno no está 6, merced del público Pila oir las acusaciones delos particula