Archivo rebelde en
1900 08 07 001 3
1900 08 07 001 3 black white

e 4 REGENEBAGIÓN.
dad, sin que jamás haya habido una duda sobre le voracidad de sus informes.
Su honradez es prever bin. En él se estrellen las intrigas de algunos que suponen de poderosos por su posición social por su ruluovn. Con igual urbano. somiua recibe el infeliz. quien se ha arrancado uu miembro do su familia para sepultïuio e un cuartel, que el acaudalado banquero que penetre. la Oficina con lo despotica. nltivez del patentado. la complicada. labor de su Secretaria, labor continua de cinco años, se une lo más complicada aun de formular sentencias. Ha salido airoso en ellas y ha merecido sinceros plúcemes de los Magistrados.
Debe tenor con frecuencia. ese sufrimiento del hombre recto qu: se ve. obligido ie«
doctor sentencias canina su opinión y su criterio, pero salva la. dificultad magistralmente y presenta su proyecto que es acogido con aplauso.
Estamos seguros que estas lineas herirán su modestia, signo del verdadero Inérito; pero sirvanos de disculpa el deseo de dm oí conocer si un empleado modelo para que Sil de ejemplo. los empleados inepw tosy de estimulo ¡í los que luchan sin aplausos y sucumbon sin reconocimientos.
EL MINISTERIO PÚBLICO Ex LA CAUSA VELÁZQUEZ.
La argucia del tmtcrillo, ln chicana del leguleyo, no son manifestaciones de degredación en el foro: son tan adecuados Z1 su modo de ser, como cl robo en el ratero, como la frase obcena en el cargador.
Serio. turco ocioso lmcer resultar en cnda escrito (lo cualquier rúbuln, los esfuerzos de imaginación que lmgo para conseguir que se ineulqile ln ley y se fclseen sus disposiciones. No debe ularmarnos lo ostensible manifestación de esos deseos en el litigante despxcsiigindo, que por ostarlo cn lo alasaluto, no puede hacer escuelc en su degradación.
Serio. desconeclndei que ese ejemplo se imitam por o xespobablojuriacoliaulto, que pone el fruto de sus dasvelos al servicio ¿le le víctima de inicuos despojos y que buscu en el postulante la salvación de su patrimonio. que en dado caso, puede estar vinculado estrechamente con la honra; pero ¿un entonces, clcscnilszn. sm. un la probidaul. del Juez, en su criterio no preocupado con la. lmnentación del ofendido, con el cuadro ¡lol desamparo, y sin ln pasión que veces se apodera del patrono que se posesiona de 1a justicia que asiste su cliente.
Lo temible, lo verdaderamente grave está. nn los errores del magistrado. Contra él si levantaiemos nuestra. Voz, pues que por ello solamente nos hemos lanzado la.
peligrosa arena del periodismo independiente. Toün vez que c1 funcionario incalque la ley habrá. de tropezar con nucstm censura, no siempre, por fortuna, para echarle en cura lo dcsvergücnza de su ¡nuldad, sino solo pero demostrarle su error.
inceramente deseamos no encontrarnos nunca en el piinici caso; pero pretendemos que los que tienen que resolver sobre los «lei echos de los p2rt:c 1la1 es, se muestren siempre perfectamente justxfioados y por encima de todo cabilación. Que todas sus ideas pasen siempre por el más apretado tamiz de ln ciencia y sus conceptos se muestren profundamente couocodoies del tccnicismo del IlCTOCllO.
No es asi como aparece el Ministerio Público cn el ¡Jedimento presentado en el proceso que se sigue en contre del Juez Primero Corieccionnl.
No c1 como: que se hayan hecho esfuex zos de imaginación para moñtrúrnosle sujctándos: ll la ley en todo: ÑI1Spl 0CG(ll! l1lCnt0. que osos toitmas la lógica se hicieran con el propósito (lo sostener todo trance un Imembra del poder judicial, convicto de irrespctuoso ante la ley, porque así entendido el cñmpañerismo, seria unn miscern pain la complicidad, y el deseo de muntencr siempre muy alto ol prestigio del grcInIo.
suponemos que el Ministerio Público ha expresado en ese ¡iedimonto sus más profundas convicciones, pero ellas son no4.