Archivo rebelde en
1900 08 07 001 13
1900 08 07 001 13 black white

. wn imxagw nrwraoazifgw 14 REGENERACIÓN.
que puede encontrar on los templos de Temis, y cree profnnar la ciencia si hace de ella la Frinca que en su augusto desnudez hallara la mejor defensa.
Los discusiones científicas en lo Academia de Legislación, no se muestran animosas en ningún periódico dejurisprudenoia, y en los estrados deganera en simples nstucias de litiganto, sin lanzarse las regiones de la ciencia. Hay que descubrir y precisar ls. causa causas de tan dolorosa situación. Sei ñ, como lo afirma el Sr. Lic. Luis Méndez, que el Abogado querria que todos los uecesyllfagistmdos quehen de resolver de un litigio, tengan conciencia do lo muy elevado de sus deberes y no se aporten nunca de la senda recta de la justicia, encuentra solo algunos rectos cuando debieran serlo todos. Será que acoso alguno de los otros Poderes se inmiscue demasiado eu las funciones del Poder Judicial. Sera deficiencia en lo. escuela y falta de conocimientos necesarios para desempeñar dignamente la nobilisima profesión del Abogado?
Acaso algunas de esas causas influyen y cada unn (le ellas merece especial estudio.
Oialú nuestro empeño consiga apuntar siquiera algunas de ellas y proponer su remedio.
encamina. ULTIMA HORA.
Ya en prensa nuestro Periódico, hemos sabido que la Secretaria de Justicia ha en: viudo la siguiente circular a los uzgedos y Tribunales del Distrito. Hoydigoú los señores Licenciados Fernando Vega, Agustin Verdugo, Manuel Vázquez Tagle y demás signetarios, miembros de la Academia Mexicana. de Legislación y Jurisprudencia, lo que sigue. Dada cuenta (lol escrito de ustedes, rolativo la prohibición de la escritura en máquina on actuaciones judiciales, y con vista de los informes producidos por el que los mismos jóvenes, los jurisconsultos de las generaciones nuevas, prorrumpen con frecuencia en dolorosas lamentaciones por la debilidad de su instrucción, por lo exiguo del bagage que han recogido en las aulas y con el cual tienen que emprender laperegrinoción dela vida práctica profesional. La iustisima queja de esa iuventud hambrienta de instrucción, ha llegado 6, las altas regiones del talento.
Oitamos nl respetado maestro, no por temor ¡í la. mordaz cabilación que crea eucontrar la causa de nuestros estudios en otra cosa que no sea ocuirir al llamado del ilustre actual Presidente de la Academia, pues que aun siendo solo por amor la reforma, siempre os bonroso buscarla que abre campo la lucho flanco del talento, y limpia la arena para sus torneos. Citamos al ilustre Abogado, ponue él es le personificación de eses luchas. Su inventud gastada en el gabinete, en la tribuna y en los estrados, defendiendo siempre ln causa noble, ha tenido por sazonado fruto esa laborioso ancianidad donde no han muerto los ehincos, donde el egoísmo de de la vejez no ha encontrarlo cabida y sucila en un Palacio de Justicia. donde oficiaran siempre los Ignacio Pavón. Odia las cartas (le recomendación y las visitas de antesala. posar de que las suyas serian las mis valiosas. Esa nobilisímo anciano está entre nosotros, en la barra donde luchan los ideales de la juventud.
Precisa investigar cuál puedasor lacausn de ese decaimiento que sel Lota en olAbogado, cuál lado esaatmósforn mofítica que envenena y mata los ideales, que enerva las energias, que ha. tenido el triste privilegio de hacer do una gran maestro, del querido maestro Pallares, el gran decepcionado, que en su gabinete so eleva las altas regiones do ln ciencia y cosecha sus frutos mejor sazonados, para dejarlos caer con dosaliento en las columnas de alguna revista, pero casi nunca para llevarlos sl los estrados donde su decepción se arma de la.
fmsc punzantc, del periodo sutirico que deja descubrir el triste conocimiento de lo huü o hars.