Archivo rebelde en
1900 08 07 001 8
1900 08 07 001 8 black white

REG ENERACION. se ontabló directamente contro los recurrentes como terceros poseedores.
De todo lo expuesto, se desprende sin efifuorzü alguno, quo no debió el Juez de Distrito conceder el amparo que solicitaron los Srs. Hasam y Moreno, porque no exista la pretendida violación del art. 14 de la Constitución, toda voz que estos Señores tenian en su podcr las miei canales como comisionistas (le los demandados JUEZ COLÉRICO.
Como una prueba de quo hay jueces que no cumplen con su deber y que como cualquier analfabeta no están subordinados sus actos á, los preceptos do la ley, sino que son cl producto de innoblos pasioncillas, Vamos aÏ dar cuenta de uu altercado que tuvo por escenario uno de los Juzgados Menores de esta Ciudad.
Comisionado por un abogado, se presentó unn. persona, demandando en juicio verbal otra por determinada Cantidad y al efecto se levantó ol acta respectiva, mandando citar ol juez la persona demandada, para que compareciera en juicio en un dia y hora. determinados.
Comparecicron el actor y ol demandado el dia señalado para la (liligexicia, y al dar lectura el Secretario a la demanda del actor, el juez echó en cara a ésto la obscuridad de aquella en términos que no hacen honor eso juez ni son apropiados al tribunal, dando por resultado que ol roo se excepcionase con la manifestación delJuoz.
El Abogado, luego que tuvo conocimiento del cuceso, se apcrsonó con el uez haciéndole sabor que no estaba cn sus funciones el dar excepciones los reos. El ucz irritado con esta observación, dijo que él cumplía con su deboiyy que, aclemas, nadie tenía derecha ciitícar sus actas, apercibiendo al Abogado de iinponerlo una corrección en caso de que con sus observaciones continuara faltando el respeto al tribunal.
entre al Abogado y el Juez para edificación de los oyentes.
Ese unz ignora que en virtud de tener un cargo público, sus actos están bajo el dominio do ésto, y por lo tanto, sujetos 15.
la censura al aplauso. Yu es tiempo de que comprendan ciertos Jueces que deben obrar conforme la ley, y no conforme los dictados de su capricho.
LA SECRETARÍA DE JUSTICIA ms MÁQUINAS m: ESCRIBIR.
El 26 de Junio del año pasado, la Secretaria. de Justicia, asesorado por el Tribunal Superior del Distrito, redactó una circular, inédita ¡insta los últimos días de Julio del mismo año, enla que prohibió el uso dela máquina de escribiren las actuaciones judi les. Ese circular que retó al progreso, fué una amenaza ala violencia en el despacho (lelosnegocíosy una confusión para los jueces, pues hubo quien creyera actuaciones Judiciales las copias simples de un traslado, rechazándolas por haberse presentado escritas en máquina.
Pero esa circular tuvo una significación más desconsoladora todavía. No solamente verificó la exhumación de dos circulares expedidas en los años de 38 y 40 en las que se ordenó el uso de una letra que se llamó de Palomares, que no conocemos ni conoce la Secretaria de Justícia, sino que nos clemostrt quo oso Ministerio rovivió disposiciones dcrogadus, desconoció totalmente su competencia y desconoció totalmente también lo que son actuaciones judiciales.
Las circulares do 38 y 40 formaron parte do las reglas de procedimientos de aquella época, así como nuestro Código de Procedimientos Civílcs determine los requisitos que deben tener los ocursos de las partos. La necesidad do aquellas circulavres vinculó en ln deficiencia del estado embrionario delas leyes de procedimientos que no pudieron abarcar todos los detalles de ellos. Expedida una. ley, surgíen multitud (le circulares aclaratorins y algunas de ellas Con este motivo se originó una disputa con el carácter de verdaderas leyes, como