Archivo rebelde en
1905 04 08 023 0
1905 04 08 023 0 black white

. coulágrimas.
La libertad dd lmplrsntn item. mi llmllaa iarlemnlhanbistohi. un privado.
din moral y ln pu; pública cn. da ln Conatltucldn.
Periódico Indenendlcnrs de combate. Director: RICARDO FLORES Mason. Cuando la Rupxlbllca pronuncie su voz soberana, nuria torroso somaicrna ¿g dlmlHL CAMBETTA. pelado Redaccion. Juan Sarabia.
AÑO la za EPOCA; Brunei ett nn second class mutter. cnrmnry. 27, 1905, n! the post. mee nt Buhrl Louis. Mo. under the Au ofConuruu ol March El, 1810.
lüo lema e Il t 3m. oo.
Debemos hacer um Patria libre.
Nuestro Gobierno, consciente de su impunidad, ya no tiene mira« miento alguno, y ciego de soberbia se aventura por caminos extraviados arrollándolo todo sin temor las protestas. como que sabe que las cnlatas de los fusiles y las excomunionés de los frailes, son la mejor mordaza con que cuentzul los despotismos para sofocar las protestas de las multitudes medi asas.
Por eso no conoce freno el Gobierno de Porfirio Díaz; sabe donde está su fuerza, y atemorizar al pueblo con el espectáculo de un Ejército enorme y embrutecer las inteligencias con el eficaz auxilio del clero, encamina su labor de tinieblas y de muerte.
Convencidoel Dictador de su superioridad sobre la ignorancia y el miedo que domina las masas, se deja arrastrar por su capricho, se deja arrebatar por su orgullo y se pierde en la Selva de delitos oficiales que ha crecido en treinta años de tiranía fecundada con sangre y No hay que extrañar que al calor de semejante política, una justicia leprosalimpere en nuestra Patria y que el derecho sea impotente para centenaria arbitrariedad que se des borda.
En los comienzos deesax torpe política, un resto, de hipocresía, que es la forma del pudor en los despótas. trataba de ocultar las escaras odiosas de la tiranía; pero el tiempo ha pasado y hoy hasta la hipocresía es considerada estorbosa, el crimen ha desplegado su bandera y un cinismo todavía más insultante que la hipocresía anterior nos abofetea y nos escupe seguro de la impunidad. mAsLhemos llegado aver con. una naturalidad que acusa nuestra cobardía, la justicia encarnada en el capataz y en el negrero; al derecho, flexible como mimbre en presencia de los millones y del crimen y la Patria que deberíamos defender y honrar convertida en pasto de bultres y de vampiros. medida que avanzamos en pasividad y en afeminamiento, la tiranía progresa en descaro y una prueba de ello tuvo lugar en Saltillo, Coah. la tarde del lunes 27 del mes que acaba de pasar, con motivo de la llegada esa ciudad del Obispo Jesús Echavarría.
Nada raro es que la pobre gente envenenado por siglos de educación clerícal sienta alegría por la presencia del hombre más corrompido, siempre que el malhechor se disfrace con la sotana que para las personas idiotizadas por la clerecia es el lazo que une un cielo de mentiras con el rebaño esquilmado y apaleado en nombre de un Dios atrabiliario como nuestros funcionarios.
Con motivo de la llegada del Obispo Jmús Echevarría Saltilltgfino sólo se sintió feliz la turba fanatizada, sino que, los funcionarios mismos, se regocijaron del arribo de su cómplice en la obra negra de dominación y embrutecimiento.
El regocijo de los funcionarios no tuvo receta, lo exhibieron, lo ostentaron con lujo de cinismo y de truhanería como mujeres que, perdido el pudor, se enlazan en olardear desenvoltnra y descaro.
Naturalmente, las infracciones las leyes fueron permitidas. Desde las tres de la tarde del día 27 co.
menzaron adornar los fanáticos, las fachadas de las casas de las calles de Victoria fijando imágenes rodeadas de ramos y banderas con los colores nacionales. La Estación del Ferrocarril Nacional estaba invadida por una muchedumbre de beatas y de imbéciles, congregaciones sociedades católicas portando estandartes, frailes, funcionarios, gendarmes y algunos jesuitas del Colegio de San Juan. Los fraíles llevaban puestas sus sotanas y las lucían en señal de triunfo. los funcionarios tocaba agravar el escándalo. Ya era grave la infracción de los frailes y fanáticos por ostentar sus sotauas los primeros y exhibir sus imágenes ridículas os segundos; mas como una sanción tamaños desuentos, como uu reto cobarde la ley, el Gobierno quiso tener representación en la mascarada clerical, y al efecto Mi: gue Cárdenas envió al Secretario de Gobierno, su tío Melchor Cárdenas, recibir oficialmente al bflclnaai. 07 vfloprthfichaniílng Avo» SAINT Louis, M0.
razón se decidan combatir el mal, éste haya enralzado de to modo oue sea demasiado tarde para salvar la Patria de la disolución y la ver»
güenza. Si pesar de los treinta años de corrupción todavía hay mexicanos de honor; si en el medio infecta todavía hay espíritus puros; si pesar del fango hay plumajes que, como dijo el poeta, no se manchan, tiempo es de que surjan la luz inicien la redención del pueblo esclavo.
Hay que pensar en el porvenir, en ese porvenir tau cargado ce sombras y de amenazas que hace palídecer los más serenos espíritus. Más no hay que palidecer; el porvenir no es el resultado del azar, no csi el producto de la casualidad sino el resultado forzoso de antecedentes en los que pueden influir los hombres de buena voluntad. El porvenir será como queramos que sea: incierto, cargado de sombras y de amenazas en que es posible que naufrague nuestra nacionalidad, si insistimos en permanecer con los brazos cruzados, mudos ante el atropello, ciegos ante la verdad, sin nervios ante el crimen; espléndido y saturado de justicia en que veamos feliz la Patria con sus hijos felices, si nos decidimosá cumplir. con el deber que como hombres y como mexicanos nos corresponde.
Heredamos de nuestros padres nuestros hijos una Patria esclava.
Obispo Echavarría. nombre del Municipio ocurrió la Estación el 4o Regidor del Ayuntamiento Genaro Dávila.
El escándalo fué grande. la hora dela llegada del tren formaron guardia de honor las alumnas del convento que se conoce con el nombre de colegio de la Purísima, tiernas niñas amagaglas por los hediondos apetitos de los frailes; y cuando el Obispo descendió del carro, el primero que se arrodilló fué el Secretario del Gobierno que en pleno público besó el anillo pastoral y re; cibió con humildad de bestia acusa.
da la bendición episcopal. ciernplo del mocho tío de Miguel Cárdenas hicieron otro tanto Esteban Villarreal Elizondo, Julio Flores Valdés, el 49 Regidor Genaro Dávila y otros más.
Al bajar del tren el Obispo fueron echadas vuelo las Campanas de Catedral por espacio de media hora. El Secretario de Gobierno acompañó al clérigo en su carruaje.
Las sociedades religiosas con sus estandartes recorrieron las calles en procesión religiosa. La gendarms.
ría se puso las órdenes del Obispo y la banda de música del Municipio fué enviada al Obispado, donde es.
tuvo tocando durante el tiempo que duró el banquete que le ofrecieron los ricos y los funcionarios, de quienes es cómplice el fraile embaucador.
El descaro de las autoridades es manifiesto. Ya no procuran ocnl.
tar su complicidad con el clero traidor, seguros de que las protestas se quedaran en las gargantas y de que el calabozo y el gendarme no han perdido su prestigio para el efecto de tener raya. los descontento; Ese cinismo, ese ínaudlto descaro será lo que obligue los ciudadanos poner un freno la impúdica tirania. Pero mientras eso no suceda, las sombras continuarán lmperando en las conciencias, 1a cobardía continuará ¡reinado los ánimos y es posible que cuando los hombres de cofu La colonia mexicana de Rnnge.
Texas, dirigida por el Sr.
García, se prepara celebrar el grandioso y trascendental triunfo que el de Mayo de 1862, obtuvieron en Puebla las huestes de Zaragoza sobre los laureados veteranos del ejército francés.
Es justo y digno de eucomío que nuestros compatriotas residentes en este país, donde se desprecia y vilipendia. injustamente nuestra raza, conmemorenl nuestras fiestas nacionales: así cumplen con altos deberes, encienden en sus hijos el amor México y se eualtecen ante los ciudadanos de esta República que sepan apreciar las virtudes cívicas y que puedan comprender que el culto la Patria es ennoblecetior y digno de respeto.
Enviamos calurosa felicitación los iniciadores del proyectado festival, especialmente al Sr. García que tanto se ergpgña en honrar nuestros héroes, ïlebrando sus triunfos y sus glorias.
y Pruebas (le la culpabllila DE BERNARDO REYES.
muy significativa y con marcada insistencia. que se abstuviera «le concurrir ¡lla manifestación antirreyista, porque podría suce.
derle algo grave; cómo Galván preguntara Zambrano por qué, pues, lo invitaba la otra, este caballero le dijo: porque en este otro partido nada te sucederá, tenemos todas las arantias (le nuestra parte; yo se lo que te cligo, no vayas Conviene recordar que Galván fué uno delos muertos el día por las balas reyistas. Estas lo alcanzaron por ser uno de los porta estandartes, en quienes fué fácil hacer blanco.
El Comandante de policia, Ignacio Morelos Zaragoza, viendo que en la Fundición número nadie se prestaba concurrir la manifestación oficial, no tuvo una Patrialibre yncrpotlentos legar Ejemplo digno de imílarse. U. Aa Abrll de r9o5.
inconveniente en lanzar, dos días antes de la hecatombe, la siguiente y clarisima amenaza: pues no vayan it la de en la mañana, porque TENGO ORDEN dc disolverln balazos? y por la noche, habiendo ido la casa del Lic. Berazaluce, Secretario de. 1a Con vención, después de ofrecerle hipócritameute que haría cuanto estuviese de su parte para que los manifestantes gozaran de toda clase de garantias, concluyó diciendo. pero si hay algún desorden no me vayan matar mi.
Los tcsti os que estaban dispuestosá eclarar, ante una autoridad que les diese garantías.
el hecho de que Morelos Zaragoza dijo en la Fundición num que tenía orden de desbaratar. balazos la manifestación oposicionlsta, son los siguientes: Srs.
Mauro Porres, Sei afin Villarreal, Oswaldo Sánchez, Gonzalo Peña, Genaro González, Girillermo Ramirez y Adrián Bolello.
Esta prueba intcrcsantísima fué una delas muchas que la Sección se negó recibir, resolviendo. por si y ante sí, que la avariguación estaba agotada y que era absolutamente imposible due se rindiese ninguna otra prueba capaz de completar mejorar lo hecho por la Sección.
Ocho días antes del que se verificó la manifestación, Don Tomás Mendirichaga, favorito del General Reyes, uno de sus intimos y quien ha distinguido con todo género de franquicias, privilegios y gajes, recomendáudole siempre como uno de sus mejores y más leales amigos, aseguraba un Señor Pimentel, en la sucursal delBahco Central de México, la manifestación será disuelta balazos.
El Alcalde 1o se negó dar por escrito el permiso ue se le pidió ara la manifestaci n, limitándoseállamar los Comisionados, Srs. del Llano, Maldonado y Félix Rodríguez, para. dárselos de palabra informarse, con ahinco, del itinerario de la manífestacióu. El Alcalde insistió mucho acerca. de que la Convención seria la única y exclusiva responsable de 1o que pasara. Se le contestó que nada podía pasar en una manifestación pacifica. qué venía, pues, tal insistencia?
No sales permitió los de la Convención seguir el derrotero que se habian. propuesto, sino que se les marc otro distinto, seguramente para así llevarlos al lugar preparado para los asesinatos.
Ajax mada con todo esto, la Convención elevó al Ministro de Gobernación, ocho días antes de los sucesos, nota detallada, pidiendo garantías y explicando los motivos en quese fundaba para sospechar lo que después sobrevino. La víspera del día insistió en lo mismo, por telé rato.
Sin embargo, la Seccion ui hizo caso del telegrama, ul llegó sospechar la existencia de la nota.
Entrando ya al examen de los sucesos en si mismos, haremos notar desde luego, una circunstancia que no puede ser ni más sospechosa ni más significativa: al llegar iia Plaza de Zaragoza la cabeza de la procesión fué bruscamente cortada del resto de la comitix a, por la violenta interposición de gendarmes montados que, echando sus caballos sobre la multitud, se abrieron pasoá viva fuerza. Se quiso aislar las víctimas escogidas, los miembros prominentes de la Convención para que más impunemente pudieran ser sacrificadas, sin auxilio posible?
Declaran que el primer tiro disparado el dia lo fué por un gendarme, las siguientes personas: Francisco Guzmán. Tomás Villarreal, Baltazar Villarreal, Adelaida Villarreal, Robles, Luis Rodríguez, Luís Villarreal, Celestino Castillo. Gregorio Salazar, Ernesto Guerra y Guadalupe Gómez.
Pero la Sección prefirió dar créditoá las actuaciones hechas AD HOC, por jueces veoales. las Conliuuard Admlnlstrador: Enrique Flores MugenEl; IDEAL En c1 hermoso artículo Pax Umhra. que publicamos en otro lugar, Vargas Vilas dice: ni el ideal clcrlcal, ni el ideal imperial, nie! ideal liberal, pueden darnos nada; ellos cumplieron ya su vida; son viejos dragones clorrnidos en la Fábula.
Podrá pa reccr extraño que nosotros. liberales, aceptemos sin omitir una linea ni un conccpto, el artícul) citado, y particïpcmos de la idea capital que entraña, presentada con tal muestría y belleza por el insigne cs critor sudamericano.
Pero ello depende (le que la pnlabra liberal aplicada los partidos politicos ha tenido no pocas y quizá contradictorias interpretaciones.
Ya lo hemos repetido. no somos liberales como los cientificos, no somos liberales como los jacobinos anticlericales; somos liberales como los Constituyentes y como los Reformadorcs Queremos la libertad efectiva, no una libertad nominal para el pueblo; y esa libertad solo podrá existir cuando con el problema politico se resuelva el problema social.
No basta decretar la libertad desde lo alto de un Parlamento, es preciso disfrutarla de hecho.
En México no hay libertad, y se finje cumplir con la Constitución. El Gobierno cubre las formasDLibcrtad es poder, dice Locke.
Cuando un hombre se le llama ciudadano libre de una República, pero ese hombre tiene un uegrero quien servir, que dispone de su tiempo y su voluntad y que explota su trabajo; unfraile quien obedecer, que lo maneja directamente por medio de su familia, y cuya tutela. y dirección está sujeto; y una autoridad armada. de poder y contra cuya.
arbitrariedad insolencia no pucde él oponer fuerza alguna aunque en vano ínvoque los derechos de una ley escrita y de beneficio imaginario, ese hombre no es libre, ni es cludadanoz es simplemente un esclavo sin derechos nl libertad, sin voz ni acción; ese hombre no puede lo que quiere, no puede nada, está sometido, su única posibilidad en la vida es obedecer, sufrir y envilecersc.
Hemos combatido siem prc esos jacobinos, esos masones, esos llamados liberales que lavo.
can el nombre sagradode Juárez, para vaciar sus dcnuestos contra la corrupción clerical y que se doblegan serviles una Dictadura clerical, una Dictadura que eu todos sus actos y tendencias viola y destítuye el ideal liberal. Hemos combatido eso militares que se jactan de no oir misa y dc engulllrsc frailes, pero que están sostiene álos frailes. y ha dado omnipotencia ostentosa il. la teocracía dominadora ya, que exhibe sus conventos, que luce sus cofradías, que se presenta organizada, rica y poderosa, apoyada por esos mismos militares sus enemigos de nombre, sus servidores de hechm sus apoyos y cómplices bajo las órdenes de la Dictadura, sus esclavos porque sus mujeres pertenecen todas las hermandades, yson las co.
lumnas defila Iglesia y ellos no C0535 CS TOMO lIL Noïg.
LIBERAL pueden sustracrsc al dominio jc sultico de la Iglesia por cl intermedio (le sus mujeres.
Hemos combatillo los cientificos. esos rapaces, que cn nombre (lc la libertad, quieren libertad para el desenfreno clcricnl, quieren libertad para los excesos del despotismo, para los. abusos del capital, libertad para sus monopolios, para sus negocios, para su: uñas insztciables, libertad para su prcilszi uc (lllllnllu mulsanas teorías, libertad para predicar la obediencia el servíhsmo; libertad para repartirse la extensión (le la República y para truflcnr con la tienta dc los llamados oo ciudadanos, al quienes materialmcntc se vendo como carncros y ¡í precios ígnominiosos tros cuatro pesos un houJ brc cu Zitacuaro, de Michoacán; libertad para comprometer la Patria en concesiones cm préslitos rui, 110808, que hagan que un dia la exigencia terncraria del extranicro le entierro las garras como a una débil presa.
No somos liberales así, no; ni somos los liberales teóricos que creen en la eficacia sobrenatural de una ley escrita cuando el pueblo padece ignorancia y misería Lalibcrtad dc todos, la líber.
tad (le la Patria, vendrá cuando cada uno de los mexicanos sea.
individual y separadamente libre «Es preciso que haya un hombre para cada pedazo de tierra y un pedazo de tierra para cada bombre. decia elgenío de Víctor Hu.
go. Nosotros no queremos una mentidalibertad: queremos, como nuestros padres de la Reforma que nuestra libertad política emane de nuestra libertad económica, queremos comolo hemos profesado en anteriores artículos, que no exista ni la indigencía intelectual, ni la índigcncía material del pueblo, que nohaya el monopolio de la tierra, ni el monopolio del dinero, ni el de la irstrucción que boy pedantescamente han querido abrogurse los científicos.
Hoy repetimos ante el pueblo las palabras pronunciadas por el ilustre Constituyente Ponciauo Arriaga. Hemos de practicar un gobierno popular y hemos de tener un pueblo hambriento, desnudo y miserable. Hemos dc proclamar la igualdad y los derechos del hombre, dejamos la clase más numerosa. la mayoría (le los que forman la Nación. cn peo res condiciones que los ílotas los parlasí ¿Hemos ¡lc condenar y aborrecer con palabra la csClamturl y entre tanto la situación del mayor número de nuestros concludadanos cs mucho más mfeliz que la delos negros cu Cuns en los Estados Ïníllns del al servicio de una Dictadura que Norte?
u Pues una «ic ílOx inevitable ha ¡lo obrar por mucho tiempo cn las entrañas de nuestro régwmcn politico cl ClementeEFÍSLÓCTJUCOJÏC hecho y pesar de lo que ¿ligan nuestras leyes fundamentales, y los señores de titulo y dc rango.
la: lara de tierras, la casta. l llC giada. la que monopoliza la HqUEza territorial, la que hace el agro con el sudor de sus sirnentcs, ha de teuerel poder y la influencia en todos los asuntos politicos u. x