Archivo rebelde en
1900 08 07 001 2
1900 08 07 001 2 black white

nop. owo wgsfi «w «ufi. s. o. r, noomnmozomi a que les sirve de careta, sin que tal disposición tenga nada. que ver con ln sentencia que despojo. que iníhma.
Sin embargo hay toxic mm serie de iniquídades judiciales, que se cometen también en todos las naciones sin hipocresía ni rubor, y que en fueran de ser uno violación ouotidiaua. le lo ley, nadie parece rasentir daño alguno. ii monos se reclama. tal violación.
Me refiero las oorrupbelns, pocas de ellas inocentes. Por hoy me fijará en una de las más graves. Consiste en que los jueces redacten las respuestas que dan los litigantes al absolver posiciones.
Poligrosisimn. desobediencia al A112. 21 del Código de Procedimientos Civiles del Distrito Fetlerel, que ordena que asientan los jueces literalmente las respuestas delos litignntes.
Preguntas hay, sobretodo, las cnpciosns, que pueden contestame afirmativa. negar tivamente, sin falto! la. voi dad, y que sin embargo pueden producir efectos diversos el considerarse en la sentencia.
Por ejemplo, supongamos que capciosamente se desea obtener le. respuesta si guiente: es cierta que estuve paseando con en la; callo de Vergara, y que la, pregunta se formula nsí: Diga si es cierto como lo es: que el nbsolvenbe estuvo ayer con paseando por la calle de Vergara.
Pues bien esta pregunta se puede contestar diciendo: Es cierto; poro no estuve paseando con bien. No es cierto, pues no acompañó B pasear. simplemente. Es cien bm «no es cierto. no todos estas respuestas tienen el mismo efecto jm idieo.
El juez por su educación profesional, por su costumbre de calificar la prueba do las confesiones judiciales, tiono más malicia quo el absolvente, y sabe a1 primer golpe de vista, cuál es lo. respuesta que hace perder ganar un litigio.
La. persona sometida al interrogatorio, además do que carece do ln pericia. dol juez, está. apremimlu por las circunstancias, no recuerdo bien los hechos, so lo borra de lo.
memoria. la acción excepción que ejerci arma msnm n» y ta. no cuanta más que con el instinto del derecho, mlihle muchas veces, para defenderse de las nrgucias del contrario y da las traiciones de un juez perverso.
De las voces que yo lie tenido conocimiento hasta ahora de esa. corruptala, en ninguna. los jueces han adultemdo lo esencial cie las respuesta que ollas redactaron, pero hasta, que esta práctica puede ser una arma poderosa ¿le felonls en las mano!
de un juez arbitrario, para. que da ella! se la arranquc enérgicamente.
No solo es un desacato la ley, la. práctica. contraria lo dispuesto por la disposición que vengo examinando, sino que en el caso (lo tergiversnoión maliciosa, puede ser la más grande de las tiranías, arrebatar de los labios del litiganto, como no lo haría un inquisidol. ln verdad que formula. pam tmsformarlu. en mentira, para convertir la afirmación en negación, y par: sentenciar como so antojo mansalvn, puesqueda asentado en el papel lo qua el juez dijo, y no lo que el individuo afirmó negó.
LIC. Rumi: Onnnoou.
EL LIC. ARCADIO NORMA.
Una infatigable labor hermanada un buen talento, han hecho del Lic. Norma uno de los empleados del Poder Judicial, desgraciadamente escasos, que ¡o han conquistado la estimación y simpatía de los litigantes. Su genial amabilidad, llena do esa dignidad respetuosa. del hombre de vnIer, y su continua labor y expedición an el despacho do los negocios, le han conquistado ol aprecio de los Magistrados de lo Suprema. Corte, y con frecuencia au aplauso. Su exquisita atención para con sus subordinados, os el secreto de esa actividad en los negocios que se advierte en lo Secretario de la. Corte.
El complicado engranaje tie su Oficina tiene uno precision matemática y sus extractos en los negocios, más (lo demostrar esapercepción dificilísima. en los asuntos intrmcados, tienen el sello de la. ver w563 mi 1 «a C, 1 1M,