CapitalismLeninSocialismSovietStalinStalinismTrotskyTrotskyism

14 Nuestra intencion no es la de hacer aquí el exanen critico de la política econo mica que siguió a Octubre. Un tal estudio sobrepasa el margen de esta carta cuyo único objetivo es el de defender el carácter proletario de la Revolución de Octubre. y de reafirmario. Pero lo que hay que repetir, una y otra vez, es que nada puede ser más ajeno a la Revolución de Octubre, que esa ridícula idea sedi gún la cual su naturaleza de clase debía definirse por una u otra medida econów mica en el restringido cuadro de sus fronteras nacionales.
Antes, y durante la Revolución, ésta nunca cesó de considerarse el prólogo a la Revolución Socialista Internacionalux.
y siempre se proclamo en toda ocasión que su destino estaba profundamente ligado al de la Revoluci en los paises capitalistas más desarrollados. aqui: la diferencia que separa a los gigantes del pensaniento y de la acción. revolucionaria que fueron Lenin y, su partido, del nivel. liliputiense dę, algunos de sus críticos de hoy. como VII Todas las discäsiones dentro de la Oposición Trotskysta, desde su nacimientos sobre el carácter de clase de la Rusia de Stalin, se desarrollarta en la confu sión más grande, y llenas de esterilidad por el hecho que la cuestión eštaba mal planteada desde el principio. Para los unos como para los otros punto de partida no era el de la orienta ción polftica y, por consectencia la orientacion de la política economica sino la estructura económica de paist Para Trotsky, la defensa incondicional de Rusia, emana ba del hecho que mientras la burocra cia estalinista, conservara lo que él había llamado las bases y las conquistas de la Revólución de Octubre. a saber: la producción planificada, el monopolio del comercio exterior, y. la estátización de los medios de producción, fusia guar daba su naturaleza proletaria, a pesar de que su política y su vrientación fue. ran absolutamente contra revolucionarias. Toda su vida permaneció categorico. 80bre este minto,. j; prisionero de este esquema. Los otros, sus opositores, tanto los que defiņian a kusia como Capitalismo de Estado, cono los adeptos de la teoría de la nueva Sociedad Burocrática, rechazaban la defensa de la URRSS. porque su economía no era proletaria. socialistaa Que Trotsky se haya engañado atribuyendo al munopolio del comercio exterior, a la planificación de la producción. a la estatización; un. un. carácter socialista eso no tiene por qué ser dįgoạtido aquí; a sus adversarios. los trotskistas no defensores. ies será fácil demostrarselo. Sin embargo los dos estaban de acuer do sobre el punto fundamental de que la burocracia,:dueña del Partido ý: del Estā do, era contra revolucionaria, y llevaba una política en consecuencia. Sin em. bargo los dos hacían emanar su actitud divergentėr sobre Rusia, no de este punto fundamental de la política contra revolucionaria, sino de la interpretacisa, dada a las medidas económicas de Rusia. Sus divergencias no so basaban nås que eu diferentes interpretaciones de un mismo error teórico: Los. Wanti defensores ha cian emanar su no defensa de lą. UXSS, durante la Ita guerra mundial, de su in terpretación de la economía Rusa, como si la participación misma de lausia en esa guerra inter imperialista, no constituyese justamente el criterio decisivo dei carácter anti proletario y contra revolucionario de kusia.
Lenin no tuvo nunca necesidad de disfrazar el régimen económico de la kusia de los Soviets, bajo velos revolucionarios para esconder: pudicamen te stü destilde Llamó a la NEP lo que era. Una economía dirigida todavía pór norma mercahtiles y capitalistas. y explịcaba que eso era un paso atrás absolutamente necesa rio en vista del atraso de la Revolución Internacional, y de la situation de sastrosa de la economía kusa cuya producción había caído al 14 de la de la pre.